Mientras el canciller Olaf Scholz viaja a Beijing, los legisladores y las empresas en casa se enfrentan a una pregunta existencial: ¿cómo pueden reducir su dependencia de China y pueden sobrevivir sin la segunda economía más grande del mundo?

La invasión rusa de Ucrania y la conmoción causada en Alemania por la ruptura de los lazos económicos con Moscú ha arrojado una nueva luz sobre la relación de Berlín con otro régimen autocrático.

China, donde los grupos industriales alemanes obtienen una parte considerable de sus ganancias, ha sido el mayor socio comercial de Berlín durante los últimos seis años, con bienes por valor de 246.000 millones de euros (243.000 millones de dólares) intercambiados entre los dos países el año pasado.

Alrededor de 104 mil millones de euros de ese negocio en crecimiento correspondieron a los sectores automotriz, químico y manufacturero, la columna vertebral de la industria alemana.

En la primera mitad de 2022, las inversiones directas en China alcanzaron un récord de aproximadamente 10.000 millones de euros, según un estudio del instituto económico IW.

Más de 5.000 empresas alemanas están activas en China, incluidos pesos pesados ​​como Volkswagen y Siemens, así como un gran número de empresas más pequeñas del «Mittelstand».

Otra dependencia importante se encuentra en el área de minerales de tierras raras, como el litio, el cobalto y el magnesio, que se necesitan desesperadamente en Europa para la producción de tecnologías clave como las baterías.

Cualquier «ingenuidad» en las relaciones con China había «terminado», dijo en septiembre el ministro de Economía alemán, Robert Habeck. Incluso el ministro liberal de Finanzas, Christian Lindner, ha pedido a las empresas que no confíen demasiado en China en medio de las crecientes tensiones con Beijing.

Antes de dirigirse a Beijing, Scholz esbozó los contornos de su estrategia en China en un artículo de opinión de un periódico. Alemania debería «reducir las dependencias unilaterales» de China, manteniendo un sentido de «proporción y pragmatismo», dijo.

«Hay una serie de empresas alemanas que ven a China sobre todo como un competidor y no como un mercado potencial», dijo Tim Ruehlig, experto en China del instituto alemán de política exterior DGAP.

Desde 2019, el lobby industrial alemán BDI definió a China como un «rival sistemático» y no solo como un socio, antes de que la Unión Europea hiciera lo mismo.

Los pesos pesados ​​de la economía alemana son los más reacios a cambiar su enfoque hacia China.

«Algunas grandes empresas continúan aumentando considerablemente su presencia», dijo Juergen Matthes del instituto económico IW en Colonia.

Los tres grandes fabricantes de automóviles -Volkswagen, BMW y Mercedes-Benz-, así como el grupo químico BASF, juntos representaron un tercio de todas las inversiones europeas en China entre 2018 y 2021, según un estudio reciente del grupo Rhodium.

En 2021, el 40 por ciento de los ingresos de Volkswagen provino de China. En el grupo de ropa deportiva Adidas, la cifra fue del 21 por ciento y para Siemens fue del 13 por ciento.

Se necesitaba «más diálogo» con China, dijo el ex director ejecutivo de Volkswagen Herbert Diess a principios de este año, y señaló su preocupación por el rumbo que está tomando el gobierno alemán.

La semana pasada, el jefe de BASF, Martin Brudermueller, quien viajará con Scholz, advirtió contra los «ataques a China» y dijo que el gigante químico construiría su negocio en el país a medida que sus operaciones europeas se vean presionadas por la inflación.

Romper los lazos comerciales con China sería «tonto» en el contexto económico actual y sin ninguna «alternativa adecuada», dijo la federación de pequeñas y medianas empresas BVMW.

«Nadie está pidiendo un desacoplamiento completo (de China)», dijo Ruehlig, pero sería posible «abordar las dependencias de manera específica».

Los legisladores de Berlín podrían apoyarse en las empresas limitando o retirando las garantías de inversión que han facilitado su entrada en China. El riesgo y los costos inesperados recaerían completamente en el negocio, especialmente en los casos en que las tecnologías se transfirieron a China.

Los prestamistas públicos como KfW podrían orientar sus préstamos a otros países asiáticos como Indonesia o Tailandia.

“La diversificación es esencial. Más comercio con otros países, especialmente aquellos que están creciendo dinámicamente en Asia”, dijo Matthes.

Al mismo tiempo, Alemania podría sortear algunas turbulencias en la relación bilateral. Solo el «tres por ciento de los empleos» depende directa o indirectamente del comercio con el gigante asiático, dijo.