Francia criticó la negativa de Italia a permitir que un barco benéfico que transportaba a más de 200 inmigrantes atracara en sus puertos, y un portavoz del gobierno calificó el miércoles de «inaceptable» la actitud del nuevo gobierno derechista en Roma.

El barco Ocean Viking ha estado en el mar durante más de dos semanas desde su primer rescate en el Mediterráneo central y ahora se dirige a Francia con la esperanza de encontrar un lugar para desembarcar allí a sus 234 migrantes.

La administración del nuevo primer ministro derechista de Italia, Giorgia Meloni, está tomando medidas enérgicas contra los barcos de caridad, instándolos a llevar a las personas rescatadas a otro lugar y diciendo que Italia no puede recibir por sí sola llegadas del norte de África.

A última hora del martes, Italia expresó su «agradecimiento» por la «decisión de Francia» de compartir la responsabilidad por los migrantes.

Sin embargo, un portavoz del gobierno francés dijo que aún se estaban llevando a cabo conversaciones diplomáticas con Roma para tratar de resolver el destino del barco y dijo que Italia tenía que ayudar a los que estaban en peligro en el mar.

«La actitud italiana es… inaceptable. Italia debe desempeñar su papel», dijo Olivier Veran a la radio franceinfo. El gobierno italiano no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Una fuente de SOS Mediterranee, el grupo benéfico que opera el Ocean Viking, dijo que planeaban llegar a la isla francesa de Córcega el jueves por la mañana y que estaban listos para dirigirse a Marsella si no se les permitía desembarcar allí.

Sin embargo, aún no estaba claro si el barco finalmente atracaría en Francia.

«Todavía podría suceder en Italia, ya que el barco pasará por Cerdeña en su camino a Francia», dijo la jefa de SOS Mediterranee, Sophie Beau, a BFM TV el miércoles. «Si no es Italia, absolutamente debe ser Francia, no hay absolutamente ninguna opción, estas personas deben desembarcar lo antes posible».

Un total de cuatro barcos benéficos que transportaban alrededor de 1,000 inmigrantes se habían estancado frente a Italia en los últimos días, y el gobierno instó a los estados de bandera de Alemania y Noruega a hacerse cargo de ellos.

Dos de los barcos desembarcaron el martes en la ciudad de Catania, en Sicilia, luego de que el gobierno inicialmente permitiera desembarcar solo a aquellos que dijo que eran vulnerables. Se permitió que un tercer barco más pequeño atracara en el puerto sur de Reggio Calabria.

Italia ha visto un fuerte aumento en los desembarcos de inmigrantes este año, con casi 88.700 personas llegando en lo que va de 2022, en comparación con 56.500 en el mismo período del año pasado. Alrededor del 15% fueron recogidos por embarcaciones benéficas.