Las nuevas sanciones de los países del G7 a Rusia apuntarán a su petróleo y productos en tres fases, dijo el martes el alto funcionario del Tesoro de EE. UU., Ben Harris, en la Conferencia Europea de Crudo de Argus en Ginebra el martes.

Harris, subsecretario del Tesoro para política económica, dijo que las sanciones del G7 se centrarán en el crudo ruso, mientras que las posteriores se centrarán en el diésel y, finalmente, en productos de menor valor como la nafta.

El Grupo de los Siete está tratando de encontrar formas de limitar las ganancias rusas de la exportación de petróleo luego de su invasión de Ucrania.

Muchos países han prohibido las importaciones de crudo y combustible rusos, pero Moscú ha mantenido en gran medida los ingresos a través del aumento de las ventas de crudo a Asia, en particular a China e India.

El precio al que se limitarán las ventas de petróleo ruso no se ha decidido, dijo Harris, y agregó que será lo suficientemente alto como para proporcionar un incentivo para mantener la producción y por encima del costo marginal de producción del pozo de petróleo más caro de Rusia.

Las sanciones tanto del G7 como de la Unión Europea comenzarán el 5 de diciembre.

La UE prohibirá los envíos marítimos de petróleo ruso a partir del 5 de diciembre y de productos a partir del 5 de febrero, cortando el comercio de servicios financieros y potencialmente deteniéndolo en todo el mundo.

Las nuevas sanciones propuestas por la UE tienen como objetivo igualar el tope del precio del petróleo acordado por las potencias del G7, dijeron tres diplomáticos de la UE.

Harris dijo que la industria debería ver las sanciones del G7 como una forma de continuar comerciando, y que el objetivo era garantizar que el petróleo ruso continuara fluyendo.

«El precio máximo puede considerarse una válvula de escape en el paquete de sanciones (de la UE)», dijo. «Transforma la prohibición de una prohibición absoluta a una prohibición condicional».