En un incidente que solo puede llamarse un milagro, un perro logró sobrevivir incluso después de haber estado atrapado en la parte superior de una casa rodante durante al menos nueve días en el condado de DeSoto, Florida.

El perro fue rescatado por agentes de policía el 6 de octubre después de que «un residente preocupado del condado de DeSoto» les informara sobre el perro varado.

«El RV estaba ubicado en la comunidad de River Acres, una de las muchas áreas gravemente afectadas por las inundaciones. Afortunadamente, la Oficina del Sheriff del Condado de DeSoto pudo movilizar el bote y rescatar al perro», según un comunicado de la Oficina del Sheriff del Condado de DeSoto.

Los trabajadores de rescate no tienen idea de cómo logró llegar al lugar seguro. Tuvieron que usar una escalera para sacarlo de la parte superior de la casa rodante.

El vehículo seguía rodeado de agua que le llegaba a las rodillas cuando los policías iniciaron la operación de rescate. El perro salió ileso, aunque perdió algo de peso durante los nueve días. La mezcla de pitbull y cur de boca negra tiene una edad de entre tres y cuatro años.

Ha sido entregado a un refugio de animales ya que nadie se ha presentado aún para reclamarlo, según un informe en The Independent. «El perro fue entregado al Control de Animales del Condado de DeSoto, donde ahora tiene acceso a agua, comida y refugio», según las autoridades.

La Oficina del Sheriff del Condado de DeSoto también compartió imágenes de la operación de rescate en su página de Facebook. El perro se veía visiblemente angustiado y débil en las imágenes compartidas en las redes sociales.

El huracán Ian tocó tierra en Florida el 28 de septiembre, inundando varias regiones. El estado aún se está recuperando de los estragos causados ​​por la tormenta. Fue una tormenta de categoría cuatro que logró matar a más de 100 personas en el estado.

Millones de personas han tenido sus vidas patas arriba debido al huracán Ian. Según los científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, las pérdidas de propiedad e infraestructura durante la calamidad podrían ascender a miles de millones.