La escaladora noruega Kristin Harila abandonó el viernes por ahora su intento de escalar los 14 picos más altos del mundo en un tiempo récord, luego de que China se negara a otorgarle un permiso para los dos últimos.

Harila tenía hasta el 4 de noviembre para conquistar las cumbres de Shishapangma y Cho Oyu en el Tíbet para hacer historia y batir el récord mundial.

El récord lo estableció en 2019 el alpinista nepalí Nirmal Purja, quien escaló los 14 «súper picos» por encima de los 8.000 metros (26.247 pies) en solo seis meses y seis días.

«Se acabó por ahora», escribió Harila, de 36 años, en un mensaje de Instagram con emojis de corazones rotos y un torrente de lágrimas.

«No hemos dejado piedra sin remover en este proceso y hemos agotado todas las vías posibles para que esto suceda, pero desafortunadamente, debido a razones fuera de nuestro control, no pudimos obtener los permisos a tiempo», continuó.

Pero la alpinista, que busca cambiar la forma en que el mundo de la escalada ve a las mujeres atletas, prometió completar su vertiginoso desafío y hacer historia en 2023.

«En tiempos de adversidad, uno tiene que encontrar la fuerza interior, por eso les digo a todos que volveré y ¡COMPLETARÉ este récord el próximo año!» ella escribió.

A Harila, que actualmente se encuentra en Katmandú, Nepal, le quedaba solo una semana para ascender los 8.027 metros de Shishapangma y los 8.201 metros de Cho Oyu.

Pero las autoridades chinas, que han gobernado la región desde la década de 1950 y están acusadas por grupos de derechos humanos de reprimir violentamente a la mayoría de la población tibetana, le negaron el permiso para ingresar al Tíbet.

China rara vez ha emitido permisos de escalada en el Tíbet estrictamente controlado en los últimos años y casi selló sus fronteras durante la pandemia de coronavirus.

Harila es originaria de Vadso, en el extremo norte de Noruega, donde el punto más alto es de 633 metros.