Las nuevas normas presupuestarias de la UE deberían tener en cuenta la necesidad de invertir en políticas climáticas y defensa al marcar el ritmo de la reducción de la deuda, dijo el comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, en una entrevista con el diario financiero holandés FD publicada el martes.

Los países que invierten más que otros en reducir las emisiones de CO2 o en fortalecer sus ejércitos deberían tener más tiempo para llevar la deuda pública de vuelta al nivel deseado del 60% del producto interno bruto (PIB), dijo Breton.

Esto debería crear una imagen «más justa» del estado de las finanzas gubernamentales, dijo Breton, con menos acusaciones por parte de países con índices de deuda más bajos.

«No hay malos ni buenos en la UE», dijo Breton.

«Si los países de la UE se hubieran comprometido con la regla de la OTAN de gastar el 2% del PIB en defensa, habríamos visto un gasto adicional de 1300 mil millones de euros en esto en los últimos 20 años, lo que habría sido útil dada la guerra en Ucrania», dijo. dijo.

«El 54% de la falta de inversión proviene de Alemania, Países Bajos, Austria, Suecia y Dinamarca», dijo dirigiéndose a países tradicionalmente frugales en política fiscal, que suelen criticar un mayor gasto en el sur de Europa.

Los comentarios de Breton se produjeron un día antes de que la Comisión revele sus propuestas sobre cómo reformar las normas fiscales y de deuda de la UE, que se han vuelto demasiado complejas y poco realistas tras el aumento de la deuda pública tras la pandemia de COVID-19.