Rusia y Ucrania torturaron a sus prisioneros de guerra durante el conflicto en curso entre los dos países, según un informe reciente de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) entrevistó a más de 100 prisioneros de guerra para su informe. Citó múltiples ejemplos en los que estos prisioneros fueron sometidos a descargas eléctricas, palizas y desnudez forzada.

Las entrevistas con los prisioneros de guerra ucranianos se realizaron después de su liberación, ya que Rusia no dio acceso a la comisión a sus lugares de detención.

Matilda Bogner, jefa de la misión de monitoreo, reveló en una conferencia de prensa que la «gran mayoría» de los prisioneros ucranianos informaron haber sido torturados. Ataques de perros, simulacros de ejecución, descargas eléctricas con tasers y teléfonos militares, y violencia sexual fueron algunos de los métodos utilizados para su maltrato.

Bogner agregó que uno de los prisioneros que estuvo recluido en la región de Donetsk, en el este de Ucrania, afirmó que miembros de grupos armados afiliados a Rusia «ataron cables» a sus genitales y nariz para darle una descarga eléctrica.

«Simplemente se divirtieron y no estaban interesados ​​en mis respuestas a sus preguntas», afirmó el hombre.

«También documentamos varias formas de violencia sexual, como jalar a una víctima masculina con una cuerda atada alrededor de sus genitales, o desnudez forzada combinada con la amenaza de violación», dijo Bogner.

La comisión encontró «acusaciones creíbles» de ejecuciones sumarias de los 175 prisioneros rusos retenidos por las fuerzas ucranianas, según un informe de The Independent.

Los prisioneros rusos afirmaron que los metieron en camiones desnudos, con las manos atadas a la espalda. «En varios casos, los prisioneros de guerra fueron apuñalados o recibieron descargas eléctricas con el teléfono militar ‘TAPik’ por parte de agentes de la ley ucranianos o personal militar que los custodiaba», reveló Bogner durante la conferencia de prensa.

Las autoridades ucranianas dijeron anteriormente que investigarán cualquier violación y emprenderán acciones legales. Mientras que Rusia ha sostenido que no torturó a ningún prisionero de guerra.

La ONU ha pedido a ambos países que «investiguen y procesen todas las denuncias de violaciones».