Las infecciones de la piel, la diarrea y la malaria proliferan en partes de las regiones devastadas por las inundaciones de Pakistán, lo que ha provocado la muerte de 324 personas, dijeron las autoridades el miércoles, y agregaron que la situación podría salirse de control si no llega la ayuda necesaria.

Cientos de miles de personas desplazadas por las inundaciones viven a la intemperie, y dado que las inundaciones, que se extienden a lo largo de cientos de kilómetros, pueden tardar de dos a seis meses en retroceder, las aguas estancadas han provocado graves problemas de salud.

Con el ya débil sistema de salud de Pakistán y la falta de apoyo, las familias desplazadas se han quejado de ser obligadas a beber y cocinar con agua plagada de enfermedades.

«Sabemos que puede enfermarnos, pero qué hacer, tenemos que beberlo para mantenernos con vida», dijo Ghulam Rasool, víctima de las inundaciones, a la televisora ​​local Geo News mientras estaba de pie cerca de donde su casa fue arrasada en el sur de Pakistán.

«La ayuda tarda en llegar», dijo la Dra. Farah Naureen, directora de país de Mercy Corps para Pakistán después de visitar varias regiones sumergidas.

«Necesitamos trabajar de manera coordinada para responder a sus necesidades inmediatas», dijo en un comunicado el lunes por la noche, priorizando el agua potable limpia. La salud y la nutrición se destacan como las necesidades más importantes de la población desplazada, dijo.

El gobierno provincial del sur de Sindh dijo el miércoles que las instalaciones de salud improvisadas y los campamentos móviles en las áreas inundadas habían tratado a más de 78.000 pacientes en las últimas 24 horas y a más de 2 millones desde el 1 de julio.

De ellos, seis murieron, dijo.

Las muertes por enfermedades no se encuentran entre las 1.569 personas que murieron en inundaciones repentinas, incluidos 555 niños y 320 mujeres, dijo el miércoles la agencia de gestión de desastres del país.

Un monzón histórico e intenso arrojó alrededor de tres veces más lluvia en Pakistán que el promedio de tres décadas, lo que, combinado con el derretimiento de los glaciares, provocó inundaciones sin precedentes.

El diluvio ha afectado a casi 33 millones de personas en la nación del sur de Asia de 220 millones, arrasando casas, cultivos, puentes, carreteras y ganado con daños estimados en $ 30 mil millones.

Las autoridades advierten que ahora corren el riesgo de perder el control de la propagación de infecciones en una situación desesperada que la Organización Mundial de la Salud (OMS) describió como «absolutamente desgarradora».

(Escrito por Asif Shahzad. Editado por Gerry Doyle)