Un cuatrillón de yenes está inactivo en los hogares japoneses, listo para ser enviado al extranjero cuando los rendimientos en el extranjero se vuelvan más atractivos, y ese momento podría llegar tan pronto como esta semana.

Más tarde el miércoles, la Reserva Federal volverá a subir las tasas y hasta en un punto porcentual completo. Al día siguiente, el Banco de Japón seguramente cimentará su posición como la paloma global solitaria en los mercados desarrollados al apegarse a sus tasas negativas.

La diferencia en los rendimientos entre los dos mercados alcanzará los 300 puntos básicos (bps): un punto de inflexión que, según los analistas, impulsará a la Sra. Watanabe, un apodo para el famoso comerciante minorista japonés, a deshacerse del yen y sacar dinero.

«En términos de carry de divisas puras, el dólar pronto proporcionará un 3%, el yen sigue siendo del 0%, por lo que es una gran diferencia», dice Shusuke Yamada, estratega jefe de tipos y divisas de Bank of America en Tokio. Ese tipo de rendimiento es un incentivo para que los inversores institucionales y minoristas compren dólares estadounidenses y los conserven, dice.

«Los hogares japoneses tienen miles de billones en depósitos de yenes. No creo que vaya a moverse un 1 % al año, pero incluso el 0,1 % ya es un billón, por lo que incluso una pequeña parte podría tener un impacto significativo. Existe ese potencial, » dice Yamada.

El golpe al ya golpeado yen, que ha bajado un 20 por ciento frente al dólar este año, debería ser motivo de preocupación para el Banco de Japón.

Los hogares japoneses que buscan rendimiento han sido notables ausentes de los mercados de divisas mundiales durante los años de la pandemia, ya que los bancos centrales empujaron las tasas a cero, aplastando los diferenciales entre las monedas y acabando con el omnipresente comercio de «carry» financiado con yenes.

Pero los ahorros de los hogares se han estado acumulando en la nación acreedora más grande del mundo. En junio, los hogares tenían 1.102 billones de yenes (7,7 billones de dólares) en efectivo y depósitos, mientras que las empresas privadas no financieras tenían 325 billones de yenes.

«Existe el riesgo de lo que yo llamo una fuga de capitales por parte de los hogares japoneses», dijo Tohru Sasaki, jefe de investigación de mercados de Japón en JP Morgan Securities en Tokio.

«Hemos estado hablando de eso durante mucho tiempo, en realidad más de una década, pero nunca sucedió. Pero creo que la situación actual es realmente diferente».

«La generación está cambiando, la tecnología está mejorando y la situación de Japón está empeorando, por lo que la posibilidad de ver una especie de fuga de capitales es cada vez mayor».

«PONIENDO MIEDO»

El estratega cuantitativo de Citi, Alex Saunders, dice que las operaciones de carry trade en las principales divisas no habían funcionado desde 2008, ya que todas las tasas convergieron a cero, y aunque habían revivido este año, no había visto mucho de eso en el yen.

Eso podría estar cambiando. Sasaki señala el sentimiento más arraigado entre los japoneses de que han ido perdiendo poder adquisitivo con una moneda tan débil, pero también lo fácil que se ha vuelto incluso para los ancianos comprar divisas extranjeras con un teléfono inteligente.

También destacó acontecimientos recientes, como la rápida ampliación impulsada por el petróleo en la balanza comercial de Japón hasta un déficit récord, y la debilidad sin precedentes del yen en términos reales.

«Y ahora los rendimientos comienzan a ampliarse, y la gente comienza a mover su dinero al extranjero gradualmente. Básicamente, sea cual sea el nivel, existe la sensación de que necesitamos tener algo de moneda extranjera, o dólares, para evitar el riesgo de un yen débil». «, dijo Sasaki.

«Es por eso que me da un poco de miedo ver esto. Esta vez podría ser diferente… así que es peligroso».

A 300 pb, el «carry» en dólares financiado por yenes se acerca a los niveles vistos por última vez en el episodio de 2005-2007 de inversiones frenéticas en el extranjero por parte de comerciantes minoristas japoneses, y antes de eso en 1996-1998. Cualquier cosa menos no compensaría los riesgos, aunque un yen debilitado es una ventaja.

En enero de 2006, cuando los diferenciales entre EE. UU. y Japón alcanzaron su punto máximo de aproximadamente 440 puntos básicos, los hogares japoneses tenían activos por valor de 1.631 billones de yenes. En junio, se había reducido en 22,5 billones de yenes.

«Incluso si la tasa de cambio no cambia, si tiene este tipo de diferencial de rendimiento, obtendrá un beneficio», dijo Takuya Kanda, jefe del departamento de investigación del Instituto de Investigación Gaitame.com, que atiende principalmente al comercio minorista. inversores

«Así que esta semana en particular, cuando el BOJ parece dispuesto a mantener las tasas de interés en niveles extremadamente bajos, y en realidad ahora solo Japón todavía tiene tasas de interés negativas, ese es un entorno muy propicio para que el dinero fluya al exterior».

En una encuesta de clientes de Gaitame.com realizada el 23 de agosto, alrededor del 60% dijo que el dólar-yen seguirá subiendo, y muchos pronosticaron un aumento a 145, dijo. El miércoles, estaba justo al lado de la 144.

Bart Wakabayashi, gerente de la sucursal de State Street en Tokio, dice que a los comerciantes japoneses minoristas típicos les gusta renovar las tenencias de divisas extranjeras financiadas con yenes todos los días para ganar intereses, pero también a veces juegan para obtener ganancias de divisas, lo que los hace mucho más dispuestos a asumir riesgos que las instituciones. no poder.

Eso hace que sea imperativo que el BOJ intente acabar con la especulación de que el yen es una apuesta cuesta abajo unidireccional, que tiene con declaraciones y seguimiento de los niveles del yen.

«El Banco de Japón está tratando de cambiar la conversación. La gente dice que 145 es la línea en la arena. No lo creo», dijo Wakabayashi.

«Creo que 150 es la línea. Creo que 145 es el desencadenante de que pasamos de la etapa 2, que son los comentarios oficiales, a la etapa 3, que son las advertencias severas».

(Edición de Kim Coghill)