El nuevo presidente ejecutivo de Credit Suisse, Ulrich Koerner, enfrentado a tratar de cambiar el asediado banco luego de múltiples escándalos, está listo para revelar su hoja de ruta estratégica el jueves.

El segundo banco más grande de Suiza está bajo presión después de que los inversores vieron que su dinero se esfumaba debido al colapso de los precios de las acciones.

Y la frágil perspectiva económica, la reciente turbulencia del mercado y el aumento de las tasas de interés podrían complicar aún más la tarea de Koerner mientras revela su plan de reestructuración.

Con una facturación de casi 22.700 millones de francos suizos (22.650 millones de dólares) en 2021, Credit Suisse ocupa el segundo lugar después de UBS en la banca suiza.

Pero a diferencia de su competidor, que obtuvo un beneficio neto de 7.400 millones de dólares, Credit Suisse sufrió una pérdida de 1.600 millones de francos.

Fundado en 1856 por Alfred Escher, el pionero de los ferrocarriles suizos, el banco entonces llamado Schweizerische Kreditanstalt se convirtió en un pilar de las finanzas suizas.

Financió la construcción del túnel de San Gotardo, el desarrollo de grandes empresas industriales y también gigantes de seguros, entre ellos Swiss Life y la reaseguradora Swiss Re.

El banco con sede en Zúrich es una fuerza en el escenario internacional, especialmente desde que se hizo cargo del banco de inversión estadounidense First Boston en 1990. Presente en unos 40 países, emplea a 51.410 personas en todo el mundo.

Credit Suisse es uno de los 30 bancos a nivel mundial considerados demasiado grandes para quebrar, lo que lo obligó a reservar más efectivo para capear una crisis.

A fines de junio, su índice CET1, que compara el capital de un banco con sus activos ponderados por riesgo, se situó en 13,5 por ciento: un poco menos que HSBC Holdings pero más grande que BNP Paribas, los dos bancos más grandes de Europa para los cuales los requisitos regulatorios son aún más altos.

Por lo tanto, los expertos bancarios están descartando los rumores de las redes sociales a principios de este mes sobre un «momento Lehman Brothers», haciendo referencia al banco estadounidense que colapsó y desencadenó la crisis financiera de 2008.

«El banco pasará por momentos difíciles», dijo a la AFP Carlo Lombardini, abogado y profesor de derecho bancario en la Universidad de Lausana, pero «no por un riesgo de solvencia o de liquidez».

Credit Suisse ya pasó por una importante reestructuración bajo la dirección de Tidjane Thiam, su director ejecutivo desde 2015 hasta principios de 2020.

El objetivo era liberar al banco de inversión de sus actividades más volátiles y fortalecer la gestión de la riqueza, a través de aumentos de capital de seis mil millones y luego cuatro mil millones de francos suizos.

En noviembre de 2021, se lanzó otra reorganización luego de una serie de escándalos que empañaron su reputación.

Desde entonces, las actividades de Credit Suisse se han dividido en cuatro divisiones: gestión de patrimonio, gestión de activos, banca suiza y su brazo de banca de inversión.

La gestión patrimonial, que se especializa en inversiones para clientes ricos, y la banca suiza, que abarca la banca minorista y otras actividades nacionales, se consideran las más estables.

En la primera mitad de 2022, la gestión patrimonial, que representa el 30 por ciento de los ingresos del banco, sufrió retiradas de capital por valor de 1.400 millones de francos suizos, principalmente de clientes europeos y de Oriente Medio.

La banca suiza, que representa alrededor de una cuarta parte de la facturación de Credit Suisse, fue la única división que vio aumentar sus ingresos.

La rama de gestión de activos se vio sacudida por la quiebra de la firma financiera británica Greensill, en la que se habían comprometido unos 10.000 millones de dólares a través de cuatro fondos.

Mientras tanto, la banca de inversión se vio afectada por la implosión del fondo estadounidense Archegos, que costó a Credit Suisse más de 5.000 millones de dólares.

Si bien la gestión de activos representó solo alrededor del ocho por ciento de los ingresos de Credit Suisse en la primera mitad del año, la banca de inversión contribuyó con el 37 por ciento.

En los primeros seis meses, la división de banca de inversión, activa en campos que incluyen emisiones de deuda y fusiones y adquisiciones, acumuló pérdidas de 992 millones de francos suizos después de una pérdida de 3.700 millones de francos en 2021.

Los inversores han pedido durante mucho tiempo la reforma de la división, creyendo que no tiene el peso para enfrentarse a los grandes bancos estadounidenses.

En 2011, la fundación Ethos, que representa a los fondos de pensión en Suiza, se opuso firmemente a una emisión de bonos convertibles destinada a fortalecer la sucursal, considerando que el brazo de banca de inversión era demasiado intensivo en capital.