Kyiv, la capital y ciudad más poblada de Ucrania, fue atacada el lunes. La oficina del presidente Volodymyr Zelenskyy dijo que las fuerzas rusas han estado usando «drones kamikaze» para bombardear áreas residenciales.

Los drones se denominaron «kamikaze» o «drones suicidas» porque los ataques destruirían el dron una vez que estuviera en la posición objetivo del bombardeo. Esto es diferente a otros drones, que regresan a su punto de partida después de lanzar los misiles. Se cree que estos drones son de fabricación iraní y Rusia los ha rebautizado como drones Geran-2. Los drones contienen una carga bastante explosiva y pueden «permanecer sobre los objetivos antes de caer en picado hacia ellos».

The Independent informa que una pareja joven que esperaba su primer hijo estaba entre los muertos cuando los drones atacaron un edificio de apartamentos residenciales. Otras cuatro personas murieron, mientras que 18 personas resultaron heridas y fueron rescatadas de un edificio de apartamentos derrumbado.

El alcalde de la ciudad, Vitali Klitschko, dijo: «Todo lo que está pasando [here] es terrorismo». El primer ministro de Ucrania dijo que algunos de los drones fueron detonados en una instalación de energía. La embajada de EE. UU. en Kyiv calificó los ataques de «desesperados y reprensibles». Austria también dijo que los ataques representan una «escalada».

Si bien Irán ha negado previamente las acusaciones de que su gobierno proporciona armas a Rusia, su jefe de la Guardia Revolucionaria se ha jactado de que actualmente están proporcionando armas a las principales potencias del mundo. Desde entonces, Irán ha repetido su negación el lunes.

Kyiv es la séptima ciudad más poblada de Europa. Parece que Vladimir Putin está usando esto como palanca sobre la creciente frustración de Rusia por el bombardeo del único puente que conecta Crimea con el continente ruso.

Desde entonces, los ministros de Asuntos Exteriores de la UE han acordado establecer una misión para entrenar a unos 15.000 soldados ucranianos a partir del próximo mes y proporcionar 500 millones de euros adicionales (432 millones de libras esterlinas) de financiación para la entrega de armas a Kyiv.