Un ex enviado británico, un asesor económico australiano y un periodista japonés abandonaron Myanmar el jueves cuando la junta liberó a casi 6.000 prisioneros, dijeron un corresponsal de AFP y fuentes diplomáticas.

El país del sudeste asiático ha estado en crisis desde el golpe militar del año pasado y una sangrienta represión contra la disidencia durante la cual miles han sido encarcelados.

La exenviada británica Vicky Bowman, encarcelada durante un año en septiembre, iba a bordo de un avión que partió de Rangún a las 17:26 hora local (10:56 GMT), según un reportero de la AFP en el avión.

El asesor económico australiano Sean Turnell y el periodista japonés Toru Kubota viajaban en el mismo vuelo, dijeron fuentes diplomáticas a la AFP.

En total, serán liberados 5.774 presos, «incluidas unas 600 mujeres», dijo la junta en un comunicado.

Tres ex ministros del gobierno derrocado de Aung San Suu Kyi y el ciudadano estadounidense-birmano detenido Kyaw Htay Oo también serían liberados, dijo un funcionario de la junta.

La junta dijo que los cuatro extranjeros serían deportados más tarde, aunque AFP no pudo confirmar si Kyaw Htay Oo estaba en el vuelo.

La junta no dijo en su declaración anunciando la amnistía cuántos de los indultados habían sido arrestados durante la represión militar contra la disidencia.

Bowman, quien se desempeñó como embajadora de 2002 a 2006, fue detenida con su esposo en agosto por no declarar que vivía en una dirección diferente a la que figura en su certificado de registro de extranjeros.

Más tarde fueron encarcelados durante un año. Su esposo, el destacado artista de Myanmar Htein Lin, también será liberado, dijo el oficial militar.

Los lazos entre Myanmar y su antiguo gobernante colonial, Gran Bretaña, se han agriado desde la toma del poder por parte de los militares, y la junta criticó este año la reciente degradación de la misión del Reino Unido allí como «inaceptable».

Turnell trabajaba como asesor de la líder civil de Myanmar, Suu Kyi, cuando fue detenido poco después del golpe de estado en febrero de 2021.

Él y Suu Kyi fueron condenados en septiembre por un tribunal de la junta a puerta cerrada por violar la ley de secretos oficiales y encarcelados durante tres años cada uno.

Kubota, de 26 años, fue detenido en julio cerca de una manifestación antigubernamental en Yangon junto con dos ciudadanos de Myanmar y encarcelado durante 10 años.

Fue el quinto periodista extranjero detenido en Myanmar desde el golpe, después de los ciudadanos estadounidenses Nathan Maung y Danny Fenster, Robert Bociaga de Polonia y Yuki Kitazumi de Japón, quienes luego fueron liberados y deportados.

Al menos 170 periodistas han sido arrestados desde el golpe según la UNESCO, con casi 70 aún detenidos.

Cientos se reunieron frente a la prisión Insein de Yangon con la esperanza de que sus seres queridos estuvieran entre los liberados.

Una mujer, que no quiso dar su nombre por temor a represalias, dijo que estaba esperando a su esposo, quien estaba a la mitad de una sentencia de tres años por alentar la disidencia contra los militares.

“Antes era partidario del USDP (partido político respaldado por militares). Después del golpe, se unió a las protestas. Estoy muy orgullosa de él”, dijo.

Tres autobuses salieron de la puerta principal de la extensa prisión de la época colonial poco después de las 15:00 hora local (08:30 GMT) y pasaron junto a una multitud de unas 200 personas que esperaban afuera, dijo un reportero de la AFP.

San San Aye dijo que estaba esperando que liberaran a sus hermanos y hermanas.

«Tres de ellos fueron condenados a tres años cada uno hace ocho meses», dijo a la AFP.

«Sus hijos están esperando en casa. Estaremos más que felices si son liberados».

El analista independiente David Mathieson dijo a la AFP: «La liberación del profesor Turnell es una noticia notable después de haber sido rehén del régimen, y su familia y amigos estarán encantados».

Sin embargo, dijo, la junta «no muestra signos de reforma y una amnistía masiva no los absuelve de las atrocidades cometidas desde el golpe».

El portavoz de la oficina regional de Amnistía dijo: «Miles de personas encarceladas desde el golpe en Myanmar no han hecho nada malo y, en primer lugar, nunca deberían haber sido encarceladas».

Más de 2.300 civiles han muerto desde que el ejército reprimió a la disidencia tras derrocar al gobierno de Suu Kyi, según un grupo de vigilancia de Myanmar.

La junta culpa a los combatientes antigolpistas por la muerte de casi 3.900 civiles.