Europa debe actuar de inmediato para evitar una escasez de gas natural el próximo año, ya que Rusia reduce drásticamente las entregas a raíz de la guerra de Ucrania, advirtió el jueves la Agencia Internacional de Energía.

La AIE dijo que el déficit ocurriría si Rusia detiene por completo las entregas de gasoductos y China aumenta sus importaciones de gas natural licuado, en el que Europa ha confiado para reemplazar los suministros rusos.

La región podría carecer de los 30.000 millones de metros cúbicos que necesita «para impulsar su economía y recargar suficientemente los sitios de almacenamiento durante el verano de 2023, poniendo en peligro sus preparativos para el invierno de 2023-24», dijo la agencia con sede en París en un informe.

Rusia cortó drásticamente los suministros a Europa en presunta represalia contra las sanciones occidentales por su invasión de Ucrania, pero la región pudo llenar los sitios de almacenamiento para el próximo invierno.

Moscú entregó 60.000 millones de metros cúbicos de gas a Europa este año, pero la AIE dijo que es «muy poco probable» que Rusia proporcione la misma cantidad en 2023 y podría suspender las entregas por completo.

Y aunque las importaciones chinas de GNL fueron menores en los primeros 10 meses de este año, la segunda economía más grande del mundo podría obtener el 85 por ciento del aumento esperado en los suministros globales de GNL si sus compras se recuperan el próximo año.

«Con el clima templado reciente y los precios más bajos del gas, existe el peligro de que la complacencia se infiltre en la conversación sobre el suministro de gas de Europa, pero de ninguna manera estamos fuera de peligro todavía», dijo el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol, en un comunicado.

Birol advirtió que Europa enfrentará «un desafío aún más severo» el próximo invierno.

«Es por eso que los gobiernos deben tomar medidas inmediatas para acelerar las mejoras en la eficiencia energética y acelerar el despliegue de energías renovables y bombas de calor, y otros pasos para reducir estructuralmente la demanda de gas», dijo.

Birol dijo a los periodistas que los sitios de almacenamiento de gas de Europa pueden estar llenos solo en un 65 por ciento en 2023, en comparación con el 95 por ciento este año.