Los precios del petróleo bajaron el martes, extendiendo las pérdidas del 1% desde la sesión anterior, ya que las restricciones más amplias de COVID-19 en China aumentaron los temores de una desaceleración de la demanda de combustible en el segundo mayor consumidor de petróleo del mundo.

El crudo Brent para entrega en enero bajaba 4 centavos a 92,77 dólares el barril a las 0112 GMT. El contrato de diciembre expiró el lunes a 94,83 dólares el barril, un 1% menos.

El crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) cayó 18 centavos, o un 0,2%, a 86,35 dólares el barril.

Las restricciones por la COVID-19 en China, el principal importador de petróleo crudo, obligaron el lunes a cerrar temporalmente el centro turístico de Shanghái de Disney, mientras que la producción de iPhones de Apple Inc en una importante instalación de fabricación por contrato podría caer un 30 % en noviembre.

«Con China apegada a la política de cero COVID, la perspectiva de la demanda de petróleo eclipsó un récord de datos de exportación de petróleo de EE. UU. de la semana pasada», dijo la analista de CMC Markets, Tina Teng.

Las estrictas restricciones pandémicas han provocado que la actividad fabril de China caiga en octubre y reduzca sus importaciones de Japón y Corea del Sur.

También pesó sobre el sentimiento el comerciante de petróleo independiente más grande del mundo, Vitol, que dijo que ve signos de destrucción de la demanda de petróleo, dijeron los analistas de ANZ Research en una nota.

Presionando los precios del petróleo, la producción de petróleo de EE. UU. subió a casi 12 millones de barriles por día (bpd) en agosto, el nivel más alto desde el comienzo de la pandemia de COVID-19, incluso cuando las compañías de esquisto dijeron que no esperan que la producción se acelere en los próximos meses.

Es probable que eso conduzca a un aumento en las existencias de crudo de Estados Unidos en la semana hasta el 28 de octubre de unos 300.000 barriles, mientras que se esperaba que los inventarios de destilados y gasolina cayesen, según mostró un sondeo preliminar de Reuters.

La encuesta se realizó antes de los informes del Instituto Americano del Petróleo (API, por sus siglas en inglés) a las 4:30 p. m. EDT (2030 GMT) del martes, y de la Administración de Información de Energía a las 10:30 a. m. (1430 GMT) del miércoles.

Los índices de referencia Brent y WTI terminaron en octubre al alza, marcando sus primeras ganancias mensuales desde mayo después de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, incluida Rusia, anunciaran planes para reducir la producción en 2 millones de bpd.

La OPEP elevó sus pronósticos para la demanda mundial de petróleo a mediano y largo plazo el lunes, diciendo que se necesitan 12,1 billones de dólares de inversión para satisfacer esta demanda a pesar de la transición a fuentes de energía renovables.

El presidente de EE. UU., Joe Biden, ha pedido a las compañías de petróleo y gas que usen sus ganancias récord para reducir los costos para los estadounidenses y aumentar la producción, o pagar una tasa impositiva más alta.