En una carta enviada al Vaticano y vista por Reuters, el capítulo de Nueva Zelanda de Survivors Network of the Abused by Priests (SNAP), una organización global para víctimas de abuso infantil, acusó a los funcionarios de la iglesia en Nueva Zelanda de violar los procedimientos para gestionar casos de denuncias de abuso. .

«Lamentablemente, estamos siendo perjudicados por la misma oficina de la Iglesia establecida para brindar curación», dijo Christopher Longhurst, líder nacional de SNAP Aotearoa Nueva Zelanda, en su carta al Papa.

Longhurst dijo en la carta que mientras públicamente los líderes de la iglesia católica local extienden una «mano abierta a la esperanza de curación», a puerta cerrada traumatizan a los sobrevivientes por segunda vez al violar sus propios procedimientos.

«Dada la falta de un camino auténtico y honesto para la curación en la Iglesia Católica de Nueva Zelanda, nos gustaría pedir

para que Su Santidad intervenga», dijo Longhurst en la carta, que fue enviada al Vaticano el viernes pasado.

No estaba claro si el Papa, que recibe cientos de cartas enviadas a través del correo regular todos los días, ya lo había visto.

Longhurst dijo a Reuters que el mal manejo incluyó la negación de un proceso de investigación adecuado, la negación de una revisión justa del proceso, el estancamiento y la divergencia, y también una falta general de compasión.

Te puede interesar  Después de un giro brusco a la derecha, los conservadores de la Corte Suprema de EE. UU. pisan el acelerador

Los líderes de la iglesia en Nueva Zelanda dijeron que estaban continuamente actualizando y mejorando los procesos de denuncia y divulgación para ayudar a los sobrevivientes de abuso.

La carta al Papa llega en medio de una investigación pública en curso sobre el abuso físico y sexual en instituciones religiosas y de atención estatal en Nueva Zelanda, que descubrió en 2020 que hasta un cuarto de millón de niños, jóvenes y adultos vulnerables fueron abusados. durante las últimas décadas. Los indígenas maoríes representaron una gran parte de las víctimas.

Es una de las comisiones de investigación más largas y complejas emprendidas en Nueva Zelanda.

Un informe provisional de la investigación de la Comisión Real señaló que aún no se había realizado ninguna auditoría del proceso de reparación.

La Comisión Real no respondió a una solicitud de comentarios. Hará recomendaciones al gobierno en su informe final el próximo año.

Las quejas de SNAP estaban dirigidas a la Oficina Nacional de Estándares Profesionales (NOPS) de la Iglesia Católica, que tiene la tarea de administrar Te Houhanga Rongo (Un camino hacia la curación), un proceso de reparación en respuesta a las quejas de abuso.

La Conferencia de Obispos Católicos de Nueva Zelanda, que estableció NOPS, dijo que los obispos y los líderes congregacionales escucharon a los sobrevivientes durante las audiencias de investigación e implementaron cambios.

«El liderazgo de la Iglesia actualiza y mejora continuamente los procesos de quejas y divulgación para ayudar a los sobrevivientes de abuso, y continuará participando activamente en las mejoras durante el tiempo restante de la Comisión Real y más allá de la finalización programada de la Comisión Real en 2023», dijo el obispo Stephen. Lowe, obispo de Auckland y secretario de la Conferencia de Obispos Católicos de Nueva Zelanda.

Te puede interesar  La advertencia de un funcionario chino "No toque a los extranjeros para evitar la viruela del mono" genera debate

Un total de 1680 denuncias de presuntos abusos por parte de entidades eclesiásticas entre 1950 y 2021 cumplieron con la definición de abuso de la Comisión Real, según un informe https://www.catholic.org.nz/assets/Uploads/20220201-Tautoko-IGP-Fact -Hoja-1-Feb.pdf elaborado para la comisión.

Se ha pagado un total de $ 16,8 millones (NZD) directamente a aproximadamente 470 sobrevivientes en pagos pastorales o graciables por parte de entidades de la Iglesia Católica.

Los críticos, sin embargo, dijeron que no se está haciendo lo suficiente.

Sonja Cooper, abogada principal y socia de Cooper Legal, con sede en Wellington, que actualmente maneja más de 2000 casos de víctimas de abuso infantil que involucran instituciones estatales y religiosas, dijo que no ha visto nada diferente en la forma en que se lleva a cabo el proceso.

«No es un proceso que ejerza justicia natural. Y si pueden encontrar algo para tomar una decisión en contra del sobreviviente, lo harán», dijo Cooper, y agregó que se utilizaron ex policías para el proceso de entrevista, que fue profundamente problemático para muchos sobrevivientes.

“La iglesia parece estar operando desde una posición de no creer, y la carga recae en el sobreviviente para demostrar que está diciendo la verdad. El proceso está muy orientado a proteger a la Iglesia Católica y su clero”, agregó.

La Iglesia Católica ha sido criticada por tomar medidas tardías durante décadas de escándalos en todo el mundo, aunque ha pagado miles de millones en daños y el Papa Francisco ha instado a una batalla total contra el abuso infantil por parte del clero.

($1 = 1,6324 dólares neozelandeses)