De pie junto a un claro recién cortado del tamaño de siete campos de fútbol, ​​el ingeniero forestal finlandés Matti Jappila señaló los anillos de crecimiento en un tocón de árbol de hasta 300 años.

«Empecé a realizar sistemáticamente estos registros, más o menos por adelantado», dijo.

Como muchos otros finlandeses, Jappila teme que la próxima estrategia de biodiversidad de la UE, que tiene como objetivo proteger el 30 por ciento de la superficie terrestre de la UE, haga que su sustento forestal sea «completamente no rentable».

El fuerte ruido de una sierra desbrozadora llenó el espeso bosque boreal de abetos y abedules, mientras Jappila preparaba otra parte de su propiedad para talarla en diciembre, antes de que la UE pueda obligarlo a protegerla.

«Es mejor talar las viejas áreas de abetos ahora que esperar».

Si de repente se ve obligado a designar como protegida una gran parte del bosque que ha pertenecido a su familia durante tres siglos, pasárselo a sus hijos sería «imposible».

«Es muy preocupante», dijo.

Como parte de la estrategia de biodiversidad, la UE también propuso una nueva Ley de Restauración de la Naturaleza en junio que tiene como objetivo restaurar para fines de la década el 20 por ciento de las áreas naturales como bosques y humedales al estado en que se encontraban hace 70 años.

En un informe histórico del año pasado sobre los impactos y vulnerabilidades del clima, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU dijo que restaurar los bosques naturales y las turberas drenadas y mejorar la sostenibilidad de los bosques gestionados «generalmente mejora la resiliencia de las reservas y sumideros de carbono».

En Finlandia, donde los bosques cubren alrededor del 75 por ciento de la tierra, las propuestas de Bruselas han provocado indignación en la industria forestal, así como una ruptura en el gobierno de coalición.

Los principales partidos de oposición de Finlandia propusieron una moción de censura el viernes contra el gobierno de centroizquierda de la primera ministra Sanna Marin por su manejo del tema.

«Esta regulación propuesta por la Comisión es excepcionalmente injusta para Finlandia», dijo a la AFP Saara-Sofia Siren, diputada del opositor Partido de la Coalición Nacional.

La oposición afirma que el país nórdico densamente boscoso se verá obligado a soportar la peor parte del costo de los planes de la UE.

«Para Alemania, el costo se estima en 190 millones (de euros), mientras que para Finlandia, un país significativamente más pequeño, se acerca a los mil millones de euros por año», dijo Siren.

En 2020, el valor de las exportaciones finlandesas de productos de la industria forestal fue de 10 400 millones de euros, lo que representa el 18 % de las exportaciones totales del país.

Si bien Siren reconoció que se necesita más protección ambiental, es «importante» para Finlandia que la política forestal se decida a «nivel nacional», dijo.

Y Finlandia no está sola en sus preocupaciones: en julio de 2021, 10 estados miembros de la UE escribieron una carta conjunta a la Comisión expresando su «profunda preocupación» por las iniciativas forestales.

«Reiteramos que la responsabilidad de los bosques recae en los Estados miembros», decía la carta firmada por Austria, República Checa, Estonia, Finlandia, Alemania, Hungría, Letonia, Polonia, Rumania y Eslovaquia.

Francia también se opone a la medida, al igual que Suecia, que asumirá la presidencia rotatoria de la UE el 1 de enero y ha dicho que planea presionar para que los asuntos forestales se decidan a nivel nacional.

El tema también ha dividido a la coalición de gobierno de cinco partidos de Finlandia.

Los Verdes, a favor de las medidas de protección, han estado en desacuerdo con el Partido del Centro, tradicionalmente fuertes partidarios de la industria forestal.

Después de días de disputas nocturnas antes del voto de confianza del viernes, los partidos de la coalición acordaron una postura crítica hacia las medidas de la UE y se esperaba que el gobierno sobreviviera a la votación.

Marin dijo al parlamento el miércoles que la propuesta de la UE «no era aceptable sin cambios sustanciales».

Mientras tanto, Jaana Back, profesora de ciencias forestales de la Universidad de Helsinki, dijo que «no hay duda de que estas medidas son necesarias para frenar la pérdida de la naturaleza y la destrucción de la biodiversidad».

Pero dijo que esto no «sucederá sin una intervención activa», y señaló que después de una década de promover medidas voluntarias, la Comisión Europea ha encontrado que la protección forestal está «lejos de ser adecuada».

Back dijo que la utilización intensiva de los bosques finlandeses ha llevado a una disminución en el número de especies y el crecimiento de los bosques se ha ralentizado, reduciendo su capacidad para absorber carbono.

En mayo, Estadísticas de Finlandia estimó que en 2021 el sector del uso de la tierra se convirtió en una fuente neta de emisiones por primera vez a medida que disminuía el sumidero de carbono de los bosques.

«La desaceleración del crecimiento es un factor en la disminución del sumidero, otro factor es que la tala ha aumentado», dijo Back.