El primer presupuesto de la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, que será aprobado por su gabinete el lunes, se centrará en reducir las altísimas facturas de energía y reducir los impuestos para los trabajadores de nómina y los autónomos, dijeron funcionarios del gobierno.

El gabinete se reunirá a las 20.30 horas (19.30 GMT) para discutir y aprobar el proyecto de ley. Luego irá al parlamento, que debe aprobarlo antes de fin de año.

Las medidas de expansión totalizan más de 30.000 millones de euros (30.800 millones de dólares), y Roma planea financiar alrededor del 70% del paquete elevando el déficit presupuestario del próximo año al 4,5% del producto interno bruto (PIB) desde el 3,4% previsto en septiembre.

Unos 3.000 millones de euros provendrán de un impuesto extraordinario sobre las ganancias de las empresas energéticas que se han beneficiado del aumento de los precios del petróleo y el gas, dijeron los funcionarios.

Con una tasa impositiva del 33% o más, la tasa seguirá un marco propuesto por la Comisión Europea y reemplazará un esquema anterior que este año ha provocado críticas y negativas a pagar por parte de numerosas empresas energéticas.

Otras posibles fuentes de financiación son un impuesto sobre las entregas a domicilio para ayudar a los comerciantes afectados por Amazon, y un recorte de los nueve mil millones de euros previamente asignados en 2023 para el plan de alivio de la pobreza del «salario ciudadano» de Italia.

ECONOMÍA EN LENTA

Meloni gastará más de 21.000 millones de euros el próximo año para ayudar a las empresas y los hogares a pagar las facturas de electricidad y gas, dijeron los funcionarios.

Se espera que alrededor de 5.000 millones de euros se destinen a reducir la «cuña fiscal», la diferencia entre el salario que paga un empleador y lo que un trabajador se lleva a casa, con el beneficio para los trabajadores de ingresos bajos y medios.

Con la inflación mordiendo, se espera que la economía de Italia se desacelere bruscamente en 2023, con un aumento del PIB de solo el 0,6% después de una cifra del 3,7% este año, según las últimas estimaciones del Tesoro.

En ejecución de una de sus propuestas fiscales emblemáticas, Meloni extenderá un tipo impositivo único del 15% para autónomos a rentas anuales de hasta 85.000 euros, frente al tope actual de 65.000 euros.

Una de las medidas más polémicas del presupuesto es una amnistía sobre impuestos atrasados ​​de hasta 1.000 euros anteriores a 2016. Los críticos dicen que tales amnistías, que no son infrecuentes en Italia, alientan a las personas a no pagar sus impuestos.

También se espera que Meloni reduzca condicionalmente la edad de jubilación el próximo año, estipulando que los italianos podrán cobrar una pensión a partir de los 62 años siempre que hayan pagado al menos 41 años de cotizaciones.

Según una regla establecida solo este año por el predecesor de Meloni, Mario Draghi, las personas reciben una pensión estatal a los 64 años siempre que hayan trabajado durante 38 años.

Otras posibles medidas incluyen hacer que los productos básicos de consumo como la pasta y el pan, así como los productos para el cuidado del bebé y los tampones sanitarios femeninos estén temporalmente exentos del impuesto sobre las ventas.

($1 = 0,9746 euros)

(Edición de Gavin Jones y Keith Weir)