El Papa Francisco concluyó el jueves un viaje a Kazajstán cuando uno de sus críticos más abiertos cuestionó abiertamente el valor de las megareuniones de fe como a la que asistió el pontífice, calificándolas de «un supermercado de religiones» que disminuía el estatus de la Iglesia Católica.

En el último día de su visita de tres días, Francisco presidió una reunión de obispos, sacerdotes y monjas en la catedral de la capital kazaja.

Asistió el obispo local Athanasius Schneider, un archiconservador que a menudo ha criticado deliberadamente al papa progresista en una serie de temas.

El motivo principal de la visita del Papa fue para dirigirse al Séptimo Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales, un encuentro que reúne a cristianos, judíos, musulmanes, budistas, hindúes y muchas otras religiones, en su mayoría más pequeñas.

Mientras elogiaba la capacidad del congreso para «promover el respeto mutuo en el mundo», Schneider, de 61 años, dijo que creía que corría el riesgo de poner al catolicismo en el mismo plano que otras religiones.

«Podría dar la impresión de un supermercado de religiones, y eso no es correcto, porque solo hay una religión verdadera, que es la Iglesia católica fundada por Dios mismo», dijo Schneider a los periodistas en la catedral.

Conservadores como Schneider han criticado algunos aspectos del Concilio Vaticano II de 1962-65, que instó al diálogo con otras religiones.

También dicen que los católicos deben hacer proselitismo activamente para convertir a otros al catolicismo y se oponen a la insistencia de Francisco de que los posibles conversos deben ser atraídos a la fe por nada más que el ejemplo de los cristianos.

Te puede interesar  La UE presenta un plan de crisis energética y dice que la solidaridad con Ucrania es inquebrantable

Schneider, que habla un inglés perfecto y es conocido internacionalmente por sus frecuentes apariciones en medios católicos conservadores, dijo que el Vaticano debería repensar su presencia en tales congresos. Es mejor dejar el diálogo a nivel local, dijo.

También defendió su derecho a criticar públicamente al Papa, calificándolo de un deber fraterno que es útil para toda la Iglesia de 1.300 millones de miembros.

«No somos empleados del Papa, los obispos, somos hermanos. Cuando en conciencia siento que algo no es correcto o es ambiguo, tengo que decírselo a él, con respeto, fraternalmente», dijo Schneider.

Dijo que los obispos que no estaban de acuerdo con el Papa tenían que ser francos y no deberían ser atrapados en «adulación e incienso» o «comportarse como un empleado con un jefe».

Francisco se dirigió al congreso el miércoles y debe dar otro discurso a los delegados el jueves por la tarde antes de regresar a Roma.

Alrededor del 70% de los kazajos son musulmanes y alrededor del 26% cristianos ortodoxos. Solo hay unos 125.000 católicos entre los 19 millones de habitantes del vasto país de Asia Central.