El floreciente comercio de Turquía con Moscú en tiempos de guerra dio un paso atrás el miércoles con la confirmación de que los últimos tres bancos que aún procesaban pagos con tarjetas rusas se estaban retirando bajo la presión de Washington.

La decisión sigue a semanas de advertencias cada vez más contundentes de Estados Unidos para que Turquía, miembro de la OTAN, limite sus relaciones económicas con Rusia o enfrente la amenaza de sanciones.

El Tesoro de Estados Unidos dijo la semana pasada que los bancos turcos que trabajan con tarjetas bancarias rusas Mir «corren el riesgo de apoyar los esfuerzos de Rusia para evadir las sanciones de Estados Unidos».

Dos prestamistas turcos privados que comenzaron a procesar Mir después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se reuniera con su homólogo ruso, Vladimir Putin, en agosto, suspendieron las transacciones a principios de este mes.

Pero tres prestamistas estatales, Halkbank, Vakifbank y Ziraatbank, aún trabajaban con las tarjetas.

Un alto funcionario turco no dijo cuándo los rusos ya no podrán acceder a sus tarjetas en Turquía.

Los tres bancos «todavía están procesando (los pagos pendientes), pero han fijado una fecha futura» para retirarse, dijo el funcionario bajo condición de anonimato porque no se ha anunciado ninguna decisión formal de los tres bancos.

La decisión sigue a una reunión encabezada por Erdogan el viernes pasado que se centró oficialmente en buscar «alternativas» a las tarjetas rusas.

La explosión del comercio turco con Rusia durante la guerra de siete meses en Ucrania ha sido una fuente de creciente irritación para Washington.

El valor del comercio entre los dos aumentó en más del 50 por ciento. Turquía también acordó pagar una cuarta parte de sus importaciones rusas de gas natural en rublos.

El subsecretario del Tesoro de EE. UU., Wally Adeyemo, realizó una visita inusual a Ankara y Estambul en junio para expresar las preocupaciones de Washington de que los oligarcas rusos y las grandes empresas estuvieran utilizando entidades turcas para evadir las sanciones occidentales.

El Tesoro envió una carta de seguimiento a los bancos y empresas turcos en agosto advirtiendo que no pueden esperar tener «acceso al dólar estadounidense y otras monedas importantes» si comercian con rusos sancionados.

Turquía ha tratado de mantenerse neutral en el conflicto de Ucrania y se negó a firmar las sanciones occidentales contra Rusia.

Ha utilizado este estatus para alcanzar una serie de acuerdos económicos que han ayudado a apuntalar la economía en crisis en el período previo a las elecciones de junio en las que Erdogan luchará por extender su control del poder por dos décadas.

Las tarjetas Mir ofrecen a millones de rusos que vacacionan en Turquía cada año una forma de acceder a sus rublos y pagar todo, desde restaurantes hasta hoteles.

También son cada vez más importantes para los rusos que huyen a Turquía como parte de una nueva ola migratoria de hombres que intentan evitar el servicio militar obligatorio.

Pero los analistas notan un cambio en el tono de Turquía alejándose de Rusia en las últimas semanas.

Ankara condenó la semana pasada enérgicamente las elecciones «ilegítimas» que el Kremlin está usando como pretexto para anexar cuatro regiones ucranianas ahora bajo control parcial de Rusia.

El destacado activista de las sanciones rusas, Bill Browder, un hombre de negocios que abandonó Moscú después de que uno de sus socios muriera en la cárcel, dijo que la decisión del banco turco mostró que el «miedo a las sanciones secundarias está comenzando a funcionar».

“Los bancos turcos han abandonado el sistema de pago Mir de Putin por temor a ser castigados por Estados Unidos”, tuiteó Browder.

«Necesitamos implementar esto a lo largo y ancho. Los chinos, los Emiratos Árabes Unidos indios y muchos otros países deben entender que habrá consecuencias».

Rusia desarrolló Mir en 2015 para eludir las sanciones occidentales impuestas tras su anexión de la península ucraniana de Crimea.

Pero la jefa del banco central ruso, Elvira Nabiullina, admitió a principios de este mes que Moscú estaba encontrando «dificultades» para expandir su sistema de pago en todo el mundo.

Uzbekistán suspendió las transacciones de Mir el viernes pasado citando «procedimientos técnicos» no especificados.

La tarjeta todavía funciona en Bielorrusia y en algunos de los aliados más cercanos de Rusia.

Visa y Mastercard ya no emiten nuevas tarjetas en Rusia ni procesan pagos en el extranjero con las tarjetas adquiridas antes de la guerra.